Antihéroes

Título: Antihéroes

Autor: Iria G. Parente y Selene M. Pascual

Editorial: Nocturna Ediciones

Año de publicación: 2018

Nota: 3/5

Resultado de imagen de antiheroes libro

iconolibro  SINOPSIS: Me llamo Yeray Ayala y tengo un secreto. Este libro que tienes entre las manos contiene mi historia, la de otros inadaptados y la clave que nos une a todos: tenemos poderes. Sí, lo sé, vas a pensarte que esto es ficción. Todo el mundo hace lo mismo, porque sois unos aburridos que habéis dejado de creer en la magia.

En cuanto descubrí que podía desaparecer y reaparecer donde quisiera, yo también me dije que era imposible. Después, que era especial. Eso hizo que me aprovechase, claro, y usase mi poder para cosas que no son muy legales… Pero no hablemos de eso. Lo importante es que, cuando una organización que se dedica a atrapar a la gente como yo me capturó, descubrí que estaba muy lejos de ser un caso aislado.

CIRCE es esa organización. ¿Su objetivo? Reacondicionar a todos los que usamos nuestros poderes de mala manera. Convertirnos en héroes.

Pero ¿quién quiere ser un héroe pudiendo ser un antihéroe?

opinion  OPINIÓN PERSONAL: Reconozco que el planteamiento de este libro es muy corriente. Ya hemos visto antes un internado de niños con poderes, y ya hemos comprobado también cuál suele ser el curso de la situación. Sin embargo, he querido darle una oportunidad al libro. Primero, porque quería leer algo de las autoras. Y, segundo, porque me apetecía una lectura ligera.

El estilo del relato me ha convencido desde el principio. Se trata de una lectura muy amena, que pronto nos lleva a conectar con el protagonista: Yeray, y es que, su forma de ser y de expresarse es muy divertida. Es fácil simpatizar con él, tanto el autor como los demás personajes, a pesar de que en ocasiones se gane un buen corte por sus “gracietas”. Para eso está en la historia Alicia, otro personaje que me ha despertado simpatía desde el principio de la historia. Ambos, por supuesto, tienen poderes: Yerai es capaz de teletransportarse y Alicia, lee la mente de los demás gracias a la telepatía.

Completan el curioso grupo de adolescentes prodigiosos: Mei que tiene el poder de la telequinesis; Cristian que es medium y Esther que puede controlar el tiempo (cronoquinesis). Como veis, de lo más variopinto. La parte también más trabajada es la caracterización de unos y otros que, aunque está plagada de estereotipos ya vistos en este tipo de historias, creo que convencerá al lector del género.

Sobre la trama, como he dicho en el arranque de la crítica, creo que es algo que ya hemos visto. Los chicos aparecen en el arranque como “dormidos” en un internado de un centro llamado CIRCE que se presenta como su única oportunidad para integrarlos en la sociedad. Me ha gustado el que se les plantee como “delincuentes” que están rehabilitándose de alguna manera.

Las autoras dan tiempo suficiente al lector para conectar con cada una de las historias. Y el trabajo que han realizado para caracterizarles se nota que les ha llevado tiempo. Conocemos cómo son, qué buscan y de dónde viene cada uno de ellos, de manera que el lector se siente parte del grupo. Esa es una grata sensación teniendo en cuenta todo lo que van a vivir.

La historia se desarrolla a un buen ritmo, sin altibajos que desconecten la lectura. Siempre hay algún punto que nos tiene enganchados, y eso creo que ha sido un acierto. Lo mismo sucede con los giros argumentales, que plantean nuevas alternativas para los protagonistas, además de una prueba que deben superar no sólo sobre sus poderes sino también sobre la sociedad misma.

Y es que, hay un vínculo muy interesante con la realidad en esta historia. Se nos sitúa en Madrid, con lo que los escenarios más típicos (desde el edificio Metrópolis hasta la Gran Vía) están presentes, dando más plasticidad al relato. Luego aparece una crítica velada a las nuevas tecnologías y un empoderamiento del género LGTB. Este segundo tema me ha parecido un poco metido con cuchara, pero bueno, se les perdona porque luego la historia acaba por tocar el corazoncito del lector, y sólo por eso merece la pena.

Finalmente, me gustaría decir, sin desvelar demasiado, que el final me ha gustado. Creo que es lo más “nuevo” de la historia en sí. Creía que los derroteros estaban bastante claros, pero no ha sido así, y me ha sorprendido. Gracias, en gran medida, a uno de los personajes más misteriosos de la historia: Alex, del que tampoco debo decir mucho para no haceros spoilers y fastidiaros el descubrimiento de quién es y cuál es su papel en la trama. Además, tenemos una parte relacionada con la sociedad española y la política, que me ha resultado interesante que aparezca en un relato de fantasía juvenil, porque puede plantear un curioso debate para algunos lectores más jóvenes.

No debemos olvidar que en estas historias tenemos un buen escenario para entretener, pero también para criticar y debatir determinadas cuestiones. Sobre todo con los tiempos que nos están tocando vivir.

En suma, se trata de un relato que cumple con su propósito de entretener. Más aún con la maravillosa edición que ha realizado Nocturna, teniendo la imagen del protagonista en el encabezado de cada capítulo. A pesar de no ser novedoso en cuanto al tema y el planteamiento, cuenta con un giro final que gustará mayoritariamente al lector, así que os animo a darle una oportunidad.

El silencio de la ciudad blanca (La trilogía de La ciudad blanca #1)

Título: El silencio de la ciudad blanca (La trilogía de La ciudad blanca #1)

Autor: Eva García Sáenz

Editorial: Editorial Planeta

Año de publicación: 2016

Nota: 5/5

iconolibro  SINOPSIS: Tasio Ortiz de Zárate, el brillante arqueólogo condenado por los extraños asesinatos que aterrorizaron la tranquila ciudad de Vitoria hace dos décadas, está a punto de salir de prisión en su primer permiso cuando los crímenes se reanudan de nuevo: en la emblemática Catedral Vieja de Vitoria, una pareja de veinte años aparece desnuda y muerta por picaduras de abeja en la garganta. Poco después, otra pareja de veinticinco años es asesinada en la Casa del Cordón, un conocido edificio medieval.

El joven inspector Unai López de Ayala ―alias Kraken―, experto en perfiles criminales, está obsesionado con prevenir los crímenes antes de que ocurran, una tragedia personal aún fresca no le permite encarar el caso como uno más. Sus métodos poco ortodoxos enervan a su jefa, Alba, la subcomisaria con la que mantiene una ambigua relación marcada por los crímenes… El tiempo corre en su contra y la amenaza acecha en cualquier rincón de la ciudad. ¿Quién será el siguiente?

opinion  OPINIÓN PERSONAL: Por segunda vez este año me encuentro ante el arranque de una saga que es trepidande. Este libro nos plantea una contrarreloj angustiosa en la que al poco de comenzar nos sumergimos de lleno en la trama.

El inspector Unai López de Ayala (al que apodan Kraken) nos gana desde el arranque. Su forma de encarar los sucesos y de involucrarse resulta muy convincente. La autora, además, se toma mucho tiempo en contextualizar el entorno del personaje y el pasado truncado que le ha creado un carácter tan combativo. Su compañera Estíbaliz complementa su visión con esa parte crítica y, algunas veces, ácida que sólo dan los amigos de verdad. Aquellos que con el tiempo nos saben desnudar con una sola mirada, y no se andan por las ramas para decirnos nuestros aciertos y errores, incluso aunque nosotros nos empeñemos en estar ciegos.

A ese dúo se suma la subcomisaria. Alba Díaz de Salvatierra y su doble papel, dentro y fuera de la comisaría, dan a Unai mucho más fondo. Le hacen humano a ojos del lector, y nos lleva a empatizar aún más con él y sus circunstancias. Vivimos sus tonteos con emoción y sus encuentros con cierta tensión, temiendo que la magia se rompa. Cosa que a veces sucede y nos deja a medias, deseando más, pero la autora se toma su tiempo. Le gusta jugar con nosotros.

Por otro lado, tenemos a Tasio Ortiz de Zárate. Otro personaje muy bien trabajado. Tiene cuerpo y entidad propia, diferente a otros potenciales asesinos en serie que hemos visto en novelas negras anteriormente. Su vinculación con la arqueología y con la tradición de la región del País Vasco engancha. De alguna forma somos sus alumnos, creo que en parte el propio investigador se siente de la misma forma. Cuando explica cosas referentes a los escenarios de los crímenes que se le imputaron hacen veinte años resulta tremendamente plástico, podemos ver cada detalle, como si se tratase de un cuadro (o retablo, que en este libro tiene más relación con los sucesos).

El hecho de tener un gemelo (Ignacio, policía), la parte relativa a su cuenta de Twitter (como personaje público, en parte venerado por cierto sector social), lo que tiene que ver con sus seguidores y acólitos, y la tensión que se crea por tratar de exculparse a días de su salida de prisión generan en el lector un punto intermitente de enganche. Es imposible no posicionarnos con cada encuentro entre el investigador y el preso, generar nuestros propios escenarios posteriores, tratar de adelantarnos para demostrar ser más inteligentes que el policía, y sentirnos cómplices en muchos casos de lo que se desarrolla en la trama, para bien y para mal.

La pluma de la autora crea todo eso y más. Nos lleva a sentir todas las emociones posibles en pocas páginas, para luego girar y desmontarnos todo lo que hemos creído avanzar. Nos crea un universo de posibilidades sobre cómo se van a desarrollar las cosas, señalando posibles culpables de forma tangencial, para después desmontarlo todo y poner en el centro a otro personaje. Y todo esto lo hace enlazando la historia de Unai con su investigación con otro personaje que no terminamos de encajar en la trama: un médico (ginecólogo) de Vitoria pelirrojo llamado Álvaro Urbina.

Sentimos que vivimos saltos temporales adelante y atrás en la historia, pero no terminamos de entender las cartas que está jugando la autora hasta bien entrado el libro. La historia de amor con Blanca y la persecución de su marido (Javier Ortiz de Zárate, un apoderado empresario de la zona), como sombra poderosa que controla hasta el punto de romperlo, genera en el lector una nueva tensión.

Es complicado explicar cómo podemos vivir en esos dos tiempos narrativos de una forma tan natural. No suele ocurrir. Y tampoco el dejarnos llevar por una pluma maestra que nos lleva a plantearnos qué se nos está descubriendo sin acertar a encajar todas las piezas del puzzle hasta casi el final de la novela. Vemos el enlace en los apellidos, pero cuando nos sumergimos en la trama nos olvidamos, nos concentramos en lo que se nos cuenta, y esperamos una resolución. Un punto en el que se descubran por fin todas las cartas de la baraja.

Y, cuando llega, no podemos más que maravillarnos por la forma en la que la autora lo ha tramado todo, trazando ese recorrido vertiginoso sin prisa, con el mayor detalle posible, dando pinceladas en forma de pistas para el lector hasta el final.

Cuesta encontrar cosas negativas, la verdad. Las formas en las que se entrelaza la historia, las leyendas, los mitos, las tradiciones y cosas reconocibles por el lector, como monumentos de Vitoria o Logroño o el tema de los hashtag, creo que hacen un cocktail perfecto para el lector amante del género. Y todos los personajes son la guinda del pastel. De hecho, son muchos los personajes secundarios que acompañan a todos estos que podemos considerar como principales. Os incluyo un enlace a una página en la que se detallan algunos, por daros mayor contexto si queréis sumergiros en la historia antes de devorarla personalmente.

No daré muchas pistas sobre el desenlace, pero sí quiero decir que estoy muy expectante sobre cómo trace una trilogía desde aquí, y es que el final es en cierta forma cerrado. Podríamos decir que con este libro nos quedamos satisfechos con la historia, y no veo muchos cabos sueltos, así que tendremos que descubrirlo. Lo malo es que este primer libro ha dejado el listón muy alto, veremos a ver si la historia no decae. Y, por supuesto, os lo contaré por aquí.

El único hombre vivo

Título: El único hombre vivo

Autor: Mario Gómez Giménez

Editorial: Universo de Letras

Año de publicación: 2019

Nota: 3/5

iconolibro  SINOPSIS: El día 28 de junio de 2019 el Hospital Clinic registra el ingreso de varios pacientes por una extraña enfermedad que parece ser la causante de varios altercados en las tranquilas calles de Barcelona. Tan solo doce horas después, el Govern de Catalunya sitia la ciudad siguiendo un misterioso protocolo de cuarentena. Reina el caos y el terror cuando la enfermedad se desata sin control por la ciudad, causando miles de muertes por enfrentamientos contra los infectados.

Alex Torrent, un joven policía de los Mossos d Esquadra, luchará para sobrevivir en una ciudad conquistada por la supuesta enfermedad. Mientras, fuera de Barcelona, Eva Llull y su equipo de investigación periodística, tratarán de investigar la causa de los hechos, la desinformación de los medios de comunicación y las extrañas maniobras de los gobiernos detrás de esta trama para esclarecer la verdad

opinion  OPINIÓN PERSONAL: Este libro ha sido una colaboración con el autor que me lo envió a cambio de la reseña. Como sabéis soy una amante de los vampiros y de los zombis, así que leer algo reciente sobre estos últimos -en donde se mezcla una supuesta trama de conspiración política- me llamaba mucho la atención.

La lectura ha sido bastante dinámica, ya que alterna la visión de dos personajes: Alex (el policía) y Eva (la periodista). Los capítulos son bastante cortos y el lenguaje claro y directo, con lo que se lee fácil. Además, esa disposición de la narración hace que sea bastante dinámico de partida, a lo que se suma la acción, que llega a las pocas páginas de iniciarse el relato. Cómo sabéis, en este tipo de historias no hace falta gran contextualización, así que esa parte de ir al grano me ha gustado.

El problema que he visto es que los dos personajes no se narran en la misma persona, y eso me ha chirriado un poco. Alex aparece en primera persona, y Eva en tercera, con lo que cuesta conectar de la misma manera en las dos historias. Habría preferido que ambos adoptasen la misma visión, porque unificaría el discurso.

Además, el lenguaje de Alex en muchos puntos en demasiado coloquial y rudo, con muchos tacos. Entiendo que la situación de tensión lo amerita, pero su punto kamikaze y egocéntrico me ha exasperado bastante. No me cae bien y, por muy valiente que sea, no me resulta creíble que la adrenalina le inhiba de tener miedo en varias de las situaciones que se plantean.

En lo que respecta a la trama, los amantes de los zombis no van a encontrar nada novedoso. Es decir, lo que se espera es lo que se tiene en este libro. Los zombis muerden, son tontos, funcionan en masa, se pueden matar con golpes en la cabeza o disparos, etc. Quizá me habría gustado que los protagonistas en algún momento no fuesen novatos en este tema. Me refiero a que en pleno siglo XXI cuesta que estos personajes sean ajenos a lo que son los zombis. En otras novelas hay uno -normalmente el friki– que ayuda a “combatirlos”. Aquí todo es muy sencillo, los infectados aparecen y a los dos minutos los protagonistas se dan cuenta de que golpeando la cabeza los anulan, pero digamos que lo descubren sin tirar “de género”.

Más cosas, la parte de la conspiración no termina de dibujarse en este libro. Supongo que será la clave de la segunda parte, pero me habría gustado que en este punto se avanzase algo más. Sobre todo porque hay demasiadas páginas dedicadas a la búsqueda de supervivientes en el hotel, por ejemplo, y no sucede nada en realidad más que acción y matas zombis. Viendo ese volumen de texto frente a la historia real, creo que se podría haber balanceado mejor y dar más “chicha” al lector.

Es cierto que la parte del “virus” es novedosa (no quiero concretar mucho porque sería haceros spoiler) y lo que tiene que ver con la conspiración también. Y se agradece en la historia. Sin embargo, la investigación de la periodista no me ha enganchado tanto como la parte de acción (creo que tiene que ver con lo que comenté de cómo está narrado en diferente persona). A mi juicio, en este tipo de historia debería pesar más esa parte que la otra (acción y muerte zombi). Mi problema es que no he conectado tampoco mucho con Eva (quizá por deformación profesional, jeje).

Finalmente me gustaría decir que lo que tiene que ver con el hilo temporal, que lo marcan los textos periodísticos al inicio de cada capítulo, me han parecido un poco sesgados hacia la parte nacionalista, y creo que en esta historia no se justifica (quizá en la segunda parte el autor me de más motivos, no lo sé, pero he bajado un poco la nota por esta y otras cuestiones comentadas anteriormente).

Pese a ello, creo que la historia gustará a los amantes de los zombis y de la acción, y es un buen libro para aligerar en verano. Ya me diréis qué os parece si lo leéis.

Siega

Título: Siega

Autor: Neal Shusterman

Editorial: Nocturna

Año de publicación: 2017

Nota: 5/5

iconolibro  SINOPSIS: Antes, las personas morían por causas naturales. Existían asesinos invisibles llamados enfermedades, el envejecimiento era irreversible y se producían accidentes de los que no se podía regresar.

Ahora, todo eso ha quedado atrás y sólo perdura una verdad muy simple: la gente tiene que morir. Y esa es la tarea de los segadores. Porque en un futuro donde la humanidad controla la muerte, ¿quién decide cuándo y cómo sembrarla?

Citra y Rowan acaban de ser seleccionados como aprendices de segadores. ¿Su objetivo? Superar las pruebas de su mentor, sean las que sean.

Aunque en el proceso renuncien a todo lo que les hace humanos.

opinion  OPINIÓN PERSONAL: Desde hace tiempo, tenía muchas ganas de leer una novela de Neal Shusterman. No son pocas las personas que hablan de él como un visionario. Es por eso que, con estos tiempos que vivimos de pandemia, he decidido que no podía ser mejor momento para sumergirme en “Siega”.

La novela se plantea a varias voces. La principal desde una posición omnisciente nos cuenta como Citra y Rowan son seleccionados para convertirse en segadores. Una profesión necesaria en un futuro mundo en donde la muerte no llega salvo que alguien así lo decida. No existen virus ni el desgaste posible del cuerpo con el paso de los años. Así pues, estos dos jóvenes se convertirán en aprendices de un segador de la vieja escuela, Faraday, con un pasado que iremos descubriendo conforme avance la narración y que tiene mucho que ver con el futuro que se está planteando en la Guadaña. Es decir, el mundo y orden supremo de los segadores.

Después nos encontramos unas páginas negras, que se alternan entre capítulo y capítulo. Se trata de una narración, en forma de diarios, en donde diferentes segadores cuentan sus sensaciones con respecto a este mundo de la post mortalidad. Además de reflexionar sobre sus propios actos y la ética -o no- que hay detrás de ellos.

En un inicio esas páginas me han roto un poco el ritmo narrativo, pero al final me han complementado una visión mucho más compleja que la esperada. Con ello quiero decir que este libro abre muchas vías de reflexión, y también deja un sabor agridulce en el lector al llegar al final. Y es que el último capítulo es tan brillante, y supone un giro tan radical en el discurso, que abre completamente la historia a la continuación de la segunda parte.

Ese es un punto que el autor cuida especialmente con el ritmo narrativo. La historia arranca de una forma muy sutil pero apenas llevamos 1/4 del libro ya estamos totalmente sumergidos en un ritmo que va en constante ascenso. La tensión y la acción juegan un punto fundamental. Y todo ello, está muy bien acompasado por la evolución de los dos protagonistas en su nueva forma de vida. La manera en la que van conociendo cómo será su trabajo, y qué implicaciones tiene para las personas que eran y las que deben llegar a convertirse.

Valoro el libro por tanto, no solamente por la redacción de la historia y los personajes que están muy bien trabajados, sino también por una trama novedosa que hace reflexionar y plantea un futuro mundo en donde las cosas no son siempre lo que parece. De hecho, me ha gustado que todo tiene dos puntos de vista. Incluso los malos de la historia tienen su parte de razón.

eso es algo que vamos descubriendo de la mano de los dos aprendices también por sus dos maestros esencialmente Faraday y la segadora Curie. Ese punto de llamar a los segadores, personajes de renombre en la historia me ha encantado. No quiero hacer spoiler, pero al final de la historia se habla de otro personaje -del que recientemente también he tenido una referencia en otra novela- que tiene su vínculo con la trama, y a la vez su punto reivindicativo, y me ha parecido brillante por parte del autor.

Por todos esos motivos, no puedo dejar de recomendar este libro, cuya trama espero continuar muy pronto; porque, desde luego, me he quedado con ganas de más.

El último verano de Silvia Blanch

Título: El último verano de Silvia Blanch

Autor: Lorena Franco

Editorial: Planeta

Año de publicación: 2020

Nota: 3,5/5

iconolibro  SINOPSIS: La última persona que vio a Silvia Blanch, desaparecida sin dejar rastro el verano de 2017, está muerta. Silvia era joven, guapa y estaba destinada al éxito. Alex, una joven periodista, será la encargada de ir hasta el pueblo de Montseny, donde vivía Silvia y donde se le perdió la pista, para hablar con su familia y escribir un artículo cuando se cumple un año de la desaparición.
Una vez allí, empieza a desempolvar todos los detalles de la desaparición en busca de respuestas. Rodeada de secretos y mentiras, no tardará en notar que su presencia molesta a los habitantes del pueblo. Sobre todo a uno de los principales sospechosos, por quien Alex se sentirá irremediablemente atraída a pesar de lo que parece esconder.

opinion  OPINIÓN PERSONAL: Tenía ganas de leer a esta autora, y la verdad es que no me ha decepcionado. Entonces, os preguntaréis, ¿por qué le has dado una nota media? Voy a tratar de explicaros el por qué de mi decepción, sin hacer spoilers.

Lo primero que quiero decir es que la historia es bastante adictiva. Y eso, teniendo en cuenta que es un libro corto, es un plus. La trama arranca desde las primeras páginas. De hecho, nos encontramos con una historia bastante realista, dado que se ambienta en España y que el tema de las desapariciones suele ser algo tristemente habitual en nuestras noticias nacionales.

La protagonista principal parece ser Alexandra, una joven periodista a la que le encargan una noticia, un tanto sensacionalista, hablando del aniversario de la desaparición de Silvia Blanch. Para ellos desplazará al pueblo donde residía, y conocerá tanto a su familia como a su novio. Ya sabemos que la sospechas con este tipo de casos suelen recaer en alguien de su entorno. Aquí lo que sorprende es que el centro de la atención sea su primo Jan. Casualmente, por el que la periodista se siente bastante atraída desde el principio.

todos los personajes secundarios aparecen y desaparecen de la historia. Iremos dibujando así el entorno de Silvia, completado con su propia voz durante la narración. Y es que la autora va narrando a tres voces, hasta el final -donde se suma una cuarta, de la que no os hablaré porque sería hacer spoiler-.

Ese dibujo creo que está bien llevado. Sin embargo, en cuestión del pueblo, creo que me ha faltado algo de ambientación. Y es que, es muy típico encontrar en este tipo de narración un pueblo perdido de España en dónde suceden cosas turbias; y todos tapan a todos, es decir, el que más y el que menos tiene algo que esconder. Aquí ese tópico se replica, pero no ha terminado de engancharme del todo. Tampoco sabría bien decir cuál es el error. Quizá, que no me creído del todo el papel de Montse, ni tampoco el de la familia de Silvia, especialmente lo que tiene que ver con el padre.

Jan centra gran parte del relato, primeramente por señalarse como sospechoso, y después por la obsesión de Alex hacia él. Esa parte, la obsesiva de la periodista, me ha aburrido un poco. Desde el principio se obsesiona totalmente por el caso y por dar con el culpable. Empatiza muy fácil con la madre de Silvia, y se cree todo lo que le dice a la hermana (Cristina). Ahí me ha faltado algo. Es cierto que como periodista a veces te toca el corazón una historia, pero creo que aquí sucede todo demasiado pronto. Y la reiteración de Alex por regresar al pueblo me parece demasiado forzada. Y la reiteración de Alex por regresar al pueblo me parece demasiado forzada.

Además está el tema del libro. De pronto está en la redacción y, a las pocas páginas, ha escrito un best seller basado en el caso de la desaparición de Silvia. Esa novela te la venden como una especie de vendetta de Alex hacia Jan, pero en cuanto le pinchan un poco todo se desmorona. Es la excusa para reabrir el caso pero creo que tendría que haberse planteado de una forma más sólida.Es la excusa para reabrir el caso, vale, pero creo que tendría que haberse planteado de una forma más sólida dentro de la trama, y darle un poco más de contexto.

Quizá, el hecho de que sea un libro tan corto hace que estas cosas sean un poco precipitadas, pero ese ha sido mi juicio el mayor fallo del libro. Las tramas de intriga necesitan espacio para que el lector plantee posibles culpables y también encuentre su punto de unión con la historia. En esta ocasión es lo que me ha dejado un poco mal sabor de boca.

Pese a ello, reconozco que la historia engancha y que el cierre está bien trazado, llegando a sorprender al lector. Por ese motivo, si sois amantes del género le daría una oportunidad.

La nación de las bestias: El Señor del Sabbath

Título: La nación de las bestias: El Señor del Sabbath

Autor: Mariana Palova

Editorial: Gran Travesía

Año de publicación: 2020

Nota: 4/5

iconolibro  SINOPSIS: Durante casi toda su vida, Elisse ha sido acosado por criaturas horripilantes que al parecer nadie más puede ver ni escuchar. Desesperado por huir tanto de ellas como de su pasado decide marcharse de la mística India, el país donde estuvo refugiado, para sumergirse dentro de la Gran Hechicera Nueva Orleans. ¿Su única esperanza? Rencontrarse con su padre, quien por motivos desconocidos tuvo que abandonarlo siendo apenas un bebé. Pero lo que él no sabe es que en esa ciudad sepultada por una misteriosa niebla y devorada por furiosos huracanes, se encontrará con mucho más que las respuestas a los enigmas de su inquietante vida: un secreto, tan ancestral como extraordinario, que se oculta entre los pantanos de Luisiana, en los muros helados del cementerio de Saint Louis y hasta en su propia sangre. Mitos, cultos y leyendas. La humanidad tiene miles, pero Elisse está a punto de descubrir que sólo existe una verdad. Los abismos lo observan. Sus pesadillas lo persiguen. Y ahora, su instinto lo guiará a la batalla. ¿Tienes el valor de entrar en su mundo?

opinion  OPINIÓN PERSONAL: Había visto muy buenas críticas de este libro por Instagram, además de decir que la portada y la edición me parecen maravillosas, así que me decidí a hacer una lectura conjunta de la novela con una buena amiga.

Lo primero que quiero decir es que no me esperaba este tipo de historia. Se trata de un planteamiento que mezcla magia (oscura) con gore, algo a lo que no estaba acostumbrada, así que en ese punto me sorprendió mucho. A pesar de que las partes duras de la historia (sobre todo los sueños de Elisse) en ocasiones fueron muy crudos, más incluso que algunas novelas negras que he leído recientemente, y creedme, eso es mucho decir.

Entrando un poco más en la historia, comentar que el arranque de la trama se me hizo un poco lento. Creo que el mayor problema es que se intercalan dos voces narrativas muy diferentes, y el lector no termina de entender cuál es el propósito de la autora. A eso se suma un paso difuso del protagonista y un maremagnun de personajes que no sabes bien dónde ubicar (si son principales, secundarios, etc.). Pese a ello es cierto que la historia que se nos presenta resulta muy inquietante. El protagonista, Elisse, tiene demasiados claroscuros y, según vamos conociendo más de él, tenemos mayor inquietud sobre el papel que va a jugar en esta saga.

Los momentos que se mezclan la realidad y los sueños (o, mejor dicho, visiones) de Elisse atrapan al lector por su plasticidad. Parece que podemos oler y ver a los monstruos. Creo que esa es una importante característica a favor de la forma de escribir que tiene Mariana Palova, y estoy segura de que tiene muchos mas ases en la manga guardados para la continuación de esta historia.

Conforme avanza el libro vamos encontrándonos muchos recovecos en la trama. Eso se consigue mezclando a los personajes secundarios con las propias leyendas y figuras de la cultura vudú, además del entorno de Nueva Orleans (muy conocido por la faceta musical, pero que encaja a la perfección con la atmósfera que pretende esta historia). En especial me han cautivado: Laurel, Tared y mamá Tallulah. Sin mencionar a los personajes místicos (ancestros y Loas, principalmente) que creo que están perfectamente trabajados.

Con todo, el ambiente que se crea es totalmente adictivo para el lector. Te encuentras desde casi la mitad del libro totalmente atrapado, queriendo saber qué va a suceder con todos los protagonistas y buscando posibles explicaciones a lo que se nos cuenta. La tensión argumental no deja de subir y cuando nos aproximamos al final sentimos que todo va a estallar al girar la página.

Durante todo el relato he tenido muchas dudas sobre Elisse, hasta el final que parece que todo se ha ido confirmando. En parte, lo que el lector puede llegar a imaginar, pero también las propias elucubraciones de los personajes secundarios, que son partes del puzzle que tenemos delante. Esa es mi mejor recomendación para futuro lector de esta novela: prestad especial atención a lo que los secundarios dicen.

Me queda como duda esa segunda voz narrativa que me ha despistado en varios puntos del libro. No sé aún quién es ni qué papel juega en toda la trama, más allá de plantear el relato con una visión externa de los sucesos, pero que tampoco creo que se justifique. Espero que se aclare en el siguiente de los libros de la saga.

Finalmente, no me quiero despedir sin deciros que para ser un arranque de trilogía esta novela está muy bien llevada, desde la contextualización a la parte de empatías para con los personajes, tan necesaria para que nos involucremos y nos creamos lo que aquí sucede. Es cierto que hay muchos cabos sueltos que quedan al finalizar la lectura, pero tengo la sensación de que la autora tiene todo perfectamente calculado y se encuentra jugando con nosotros. El cierre de esta obra nos deja con la boca abierta y las ganas inmensas de continuar leyendo, por lo que sólo puedo desear que no tarden demasiado en sacar la continuación de la historia en España.

Cinco destinos oscuros (Tres coronas oscuras #4)

Título: Cinco destinos oscuros (Tres coronas oscuras #4)

Autor: Kendare Blake

Editorial: DNX (Del Nuevo Extremo)

Año de publicación: 2020

Nota: 5/5

Cinco destinos oscuros - Cuarto libro de la saga Tres Coronas Oscuras - Kendare BlakeCinco destinos oscuros - Cuarto libro de la saga Tres Coronas Oscuras - Kendare BlakeCinco destinos oscuros - Cuarto libro de la saga Tres Coronas ...

iconolibro  SINOPSIS: Después de la batalla con Katharine, la rebelión yace hecha jirones. La maldición de la legión de Jules se ha desatado, dejándola fuera de su mente y no apta para gobernar. Arsinoe debe encontrar una cura, incluso cuando la responsabilidad de detener la neblina devastadora recae sobre sus hombros, y solo sobre sus hombros. Mirabella ha desaparecido.

El gobierno de la reina Katharine sobre Fennbirn permanece intacto por ahora, pero a un coste personal enorme. El ataque a la rebelión tuvo un alto precio: su amado Pietyr. Sin él, ¿en quién puede confiar cuando llegue Mirabella, aparentemente bajo una bandera de tregua? Mientras el más viejo y el más joven cierran el círculo, y Katharine comienza a anhelar la cercanía que comparten Mirabella y Arsinoe, las reinas muertas susurran: no se puede confiar en Mirabella.

El destino de la isla está en manos de sus reinas. En esta conclusión de la serie Tres Coronas Oscuras, las tres hermanas se levantarán para luchar mientras se revelan los secretos de la historia de Fennbirn. Las lealtades cambiarán. Los lazos se pondrán a prueba y algunos se romperán para siempre.

opinion  OPINIÓN PERSONAL: Necesitaba el cierre de esta saga. Sin duda, una de las mejores del género que he leído en los últimos años. Y es que, cada libro te deja con ganas de más. De hecho, la magia de esta trama es que en cada novela (es más, diría en cada capítulo) tu idea sobre qué reina quieres que gobierne Fennbirn cambia.

Las protagonistas evolucionan de una manera brillante. Ya en “Tres coronas oscuras” Mirabella, Arsione y Katherine sentaban las bases para una trama en ascenso. Cada una con su don. Cada una con su carácter y su público. Por eso el lector empatiza tanto, y conforme avanza la lectura desea decantarse por una, pero no es tarea sencilla. Las tres te conquistan el corazón. Comprendes de dónde vienen y lo que se juegan en cada recoveco de la historia.

No os voy a mentir. Mi favorita ha sido Mirabella casi desde el inicio. Me gustaba por la fuerza que tenía y porque es leal para con los suyos, incluso a sabiendas de que puede tener consecuencias catastróficas para ella. Arsione me parecía que era la preferida de la autora. Alguien a quien es imposible no amar, por esa vena rebelde y esa parte alocada y furiosa a punto de estallar a cada instante. Finalmente, Katherine me enterneció por ser la que más sufre. Creo que es a la que le ponen todo más complicado, por ser la envenenadora débil que no termina de conseguir lo que los demás esperan de ella. Sin embargo, conforme hemos ido conociendo más de ella, he descubierto una joven con mucho análisis crítico. Con la mente fría, pero el corazón caliente. Eso me ha gustado. Creo que todas, como digo, tienen sus claves de éxito para el lector, y os reto a quedaros solo con una de ellas. A mí me ha resultado complicado, y al llegar al desenlace aún más.

Tampoco quiero dejar de hablar de los secundarios. Ya os he mencionado a todos los que aparecen en la trama, ya que en este cierre no hay novedades. Sin embargo, sí que es cierto que algunos ganan protagonismo: Pietyr, por ejemplo; sin olvidarnos tampoco de Luca ni de Rho. Creo que la autora ha hecho un gran trabajo con los personajes en general. Se nota que todos tienen cuerpo y forma, y el lector queda cautivado por ellos. Emilia en este libro también brilla con luz propia, gracias a la Reina Legión, que también necesita este cierre, sobre todo después de cómo terminó el tercer libro.

Y es que, desde el desenlace de “Dos reinos oscuros” la historia no va a dejar de crecer. En esta cuarta entrega tenemos una tensión creciente, que en determinados momentos parece entrar en una pausa ficticia. El lector necesita leer. No puede parar. El final se aproxima y el choque de fuerzas parece inevitable. Además, está toda la parte de intrigas, encabezada por las Reinas Muertas. Quizá lo que más he echado en falta es la parte que tiene que ver con el pasado (centrado en la figura de la Reina Azul), ya que en el libro anterior tuvo mucho peso, y parecía que iba a dirigir de alguna forma el desenlace de la trama. Sin embargo, no ha sido así. Ahora la niebla es la protagonista, y esas reinas del pasado que parecen tener algo que ver con el futuro de la isla no vuelven a presentarse ante el lector. Creo que eso queda un poco cojo, y que hace que Arsione pierda parte del encanto que ganó en el tercer libro. Ahora todo se centra en la magia inferior, tan denostada en el arranque de la historia, y también en la parte de su don “real” (no voy a dar más pistas porque supondría hacer spoiler, y ya sabéis que soy poco amiga de ellos).

En mi opinión el trabajo que ha hecho Kendare Blake en esta tetralogía es brillante. Resulta muy complicado saber jugar así con los tiempos narrativos, con los escenarios, con las voces que narran las diferentes versiones de la historia. Y, sin embargo, parece sencillo. Lo hace parecer sencillo. Y es que, conduce al lector desde la primera página a un universo nuevo lleno de guiños hacia la naturaleza, los animales, el amor, la amistad, la familia… Hay muchos valores que se ponen encima de la mesa en estas novelas. Valores que encierran sus claros-oscuros, pero no por ello dejan de ser importantes.

Se cuestionan a veces, especialmente en lo referente a los ritos y costumbres, y también a lo que tiene que ver con la familia. Esos son los que destacaría principalmente.

El primero de ellos, lo vemos reflejado en la figura de Mirabella, pero también en todo lo que tiene que ver con el Concilio Negro y con la propia Diosa, que guía el devenir de las trillizas por manos bastante humanas que creen servir a un propósito superior. Algo muy real, si nos paramos a compararlo con el mundo que conocemos.

El segundo lo tenemos encarnado con las hermanas y su lucha a muerte por gobernar una región dividida que en realidad no les debe nada. Una familia que se rompe en cuanto nacen las trillizas, para dejarlas en manos de los clanes que educarán sus dones y su futuro, aún sabiendo que pueden morir en el intento. Y está también la familia que elegimos: los amigos, los amantes… Esas personas que terminan por conocernos y guiarnos hasta en las peores circunstancias. Que nos ayudan a no caer, y a enmendar nuestros errores más garrafales.

Esta historia me deja un poco vacía. Deseaba un final, y es cierto que me quedo “satisfecha” con lo que la autora me ha regalado en este cuarto libro. Pese a ello, me da pena despedirme de estas chicas. Las he cogido cariño y he crecido y sentido con ellas. Ojalá todas las sagas de fantasía me dejasen con este buen sabor de boca, aunque sea diciendo adiós a varias de ellas. Y es que, no quiero hacer spoilers, pero quien haya leído los libros previos sabe que desde el principio no todas las reinas van a poder sobrevivir.

Los cuerpos de la habitación roja

Título: Los cuerpos de la habitación roja

Autor: Íñigo Agua

Editorial: Planeta

Año de publicación: 2020

Nota: 3/5

iconolibro  SINOPSIS: Me llamo Eric y tengo tres normas:
Nadie puede descubrir mi secreto.
Solo podemos hacer el amor dentro de la habitación roja.
Y la más importante, no voy a enamorarme de él.

opinion  OPINIÓN PERSONAL: Me había puesto como objetivo una lectura LGTB para celebrar el mes del Orgullo, y esta ha sido la escogida. Es cierto que hay varias novelas últimamente que tienen algún personaje LGTB, pero este libro centra la trama en la historia de amor de dos chicos, con lo que la narración se cuenta desde esa perspectiva. Eso llamaba mucho más la atención. Además de ese “tufillo” a lo “50 Sombras de Grey” que me daba un puntillo para querer leer este libro.

Así que, aquí me tenéis para contaros mis impresiones. Lo primero que quiero decir es que se trata de una bilogía, con lo que el cierre nos deja con ganas de más. Eso hay que tenerlo en cuenta, porque yo en el arranque del libro lo descubrí releyendo algunas críticas de otras bookstagramers, con lo que ya me hice a la idea, pero si no hubiese sido así me habría dado mucha rabia el final que plantea el autor.

Pasando de lleno a lo que es la trama, debo decir que engancha bastante, aunque no cuenta nada diferencial. Se trata de una novela romántica, pero como he dicho, con el toque LGTB. La parte que tiene que ver con los sentimientos del protagonista (Eric) es bastante cruda. Es decir, no esperéis rosas y bombones, aquí hay mucho más “mambo”. Eso creo que es parte de lo que esperamos a la hora de sumergirnos en una lectura como esta. Así que, por ese lado, bien por el autor.

Luego está lo que tiene que ver con “salir del armario”. Supongo que enfrentarse a ese momento es algo muy complicado para chicos y chicas que viven una realidad diferente. Son muchos los que durante un tiempo “se engañan” y tratan de seguir la parte convencional de las relaciones, es decir, chica conoce a chico o chico conoce a chica. Eso creo que está muy bien reflejado, sin entrar en demasiados tópicos, pero planteando a la vez diferentes realidades en base a los personajes que van apareciendo en el relato.

La parte que tiene que ver con Alex me ha resultado más estereotipada. Mucho chico perfecto, bruto, con un oscuro secreto que le hace comportarse a veces de forma extraña. Esto ya lo hemos visto en muchas novelas (antes citaba a “50 sombras de Grey“, por ejemplo), y de verdad creo que se necesita ir un poco más allá. Estoy un poco cansada de que los chicos tengan que ser siempre malos, brutos y súper sexis. Soy de las que imaginan a los personajes conforme avanza la lectura, y no necesito modelos para que la historia me enganche y quiera más. No sé qué pensáis vosotros sobre este punto

En cuanto a cosas “repetidas” también tendría que hablaros brevemente sobre la parte de la familia de Eric. Este punto creo que está “metido con calzador”, en especial lo que respecta a la parte misteriosa (no daré muchos detalles por no hacer spoilers), pero vaya, que en mi opinión tampoco es algo que te pida la historia.

Tengo la impresión de que muchas veces los autores pecan en lo que se refiere a contentar al lector con cosas que ya han funcionado. Me refiero a los ejemplos previos y también a la parte que tiene que ver con la mejor amiga de Eric, Gala; y los otros dos amigos que forman el círculo de confianza del protagonista: Melissa y Bruno. Hay cosas que se ven venir de lejos, y la parte de intrigas y de idas y venidas de determinados temas (sobre todo lo que tiene que ver con la madre de Eric) me ha saturado un poco. Creo que todos esos elementos acaban por engrosar el libro sin necesidad, y es mejor ir al punto y darle al lector lo que espera: más chicha en la historia de Eric y Alex. Todo lo demás es aderezo coral que ambienta la historia, pero tampoco hay que darle demasiado peso, porque termina por despistarnos.

Lo más positivo: la forma de narrar esta historia. Aquí sí que me ha convencido la propuesta. Ese punto de reflexión-diario creo que hace la lectura mucho más entretenida, y se pasan los capítulos rápido. Me gusta que se hable sin tapujos, y que se meta en muchos casos la conciencia de Eric sobre determinadas cosas. Para eso el autor utiliza la tipografía cursiva, pero siempre con un toque irónico, que es algo que he agradecido bastante.

En suma, creo que el libro es entretenido y que merece la pena, aunque la parte misteriosa y de estereotipos me sobra. Para el siguiente espero que el autor de un paso más y termine por definir varias cuestiones que quedan abiertas en este libro.

Corona del olvido

Título: Corona del olvido

Autor: Julie Eshbaugh

Editorial: Hidra

Año de publicación: 2020

Nota: 2,5/5

iconolibro  SINOPSIS: Para saldar las deudas de su familia y evitar pasar el resto de su vida como esclava de la élite de practicantes de la magia que dominan su reino, la joven Astrid participará en la Carrera del olvido: una competición a vida o muerte en la que todos los participantes despiertan sin memoria en mitad de la nada. Para avanzar, además de seguir unas reglas crípticas, Astrid deberá sobrevivir a los ataques de sus rivales.

opinion  OPINIÓN PERSONAL: Esta historia me llamó la atención por las referencias a un mundo distópico y a la saga de “Los juegos del hambre”, que disfruté bastante en su momento. Sin embargo, aquí la historia está compuesta por un único libro autoconclusivo. ¿Qué quiero decir con eso? Que a veces una trama necesita espacio para contextualizarse bien, especialmente cuando se trata de un mundo de fantasía (aunque también creo que puede suceder con el resto de géneros, en realidad).

La historia de esta novela empieza, a mi parecer, de forma bastante abrupta. Nos encontramos en el mundo de Astrid (Lanoria) con pocas referencias sobre: cómo se estructura la sociedad que plantea la autora, qué función tienen en realidad esos “suplentes” de los que Astrid forma parte, cómo han llegado hasta ahí, por qué tiene esa relación tan cercana con la princesa, en qué consiste la magia que parece tener la protagonista, etc.

Supuse que conforme avanzase el relato iba a tener respuestas, pero no ha sido así. La historia continúa capítulo a capítulo sin clarificarse en casi todos los puntos, y se van dando pinceladas aquí allí sin llegar a encontrar conexiones de peso que expliquen lo que está sucendiendo. Aparecen figuras enfrentadas, por ejemplo, los conjurados y los foráneos, pero ¿los diferencia la magia? Parece que sí, aunque algunos foráneos tienen magia y por ello son, ¿perseguidos? ¿Con qué fin? Aún tengo dudas sobre eso, y ya he terminado el libro. Eso no puede pasar en un libro que se vende como autoconclusivo.

Luego nos adentramos en el “quid” de la cuestión de la novela: la Carrera del Olvido, que da opción de ser “ciudadano” a los foráneos. Suponemos que eso quiere decir que les dejan “en paz” y pueden vivir con cierto grado de felicidad en ese reino, pero tampoco hay mucha referencia al asunto. Se trata de una carrera anual y de pronto, ¡aquí está! Y Astrid se inscribe, porque medio le pican a hacerlo. Es decir: me juego la vida, así de pronto sin venir a cuento en realidad. Porque, aún siendo cruel el destino que le pintan como “suplente” de la princesa, también se ve que está en cierta forma protegida por ella, porque es su preferida, casi como su hermana.

Ese fue uno de los puntos que me hizo dudar de las intenciones de la autora. Pero tanto esa, cómo otras elucubraciones que he tenido durante la lectura del libro, se han diluido. Y es una pena, pero es que la autora no se moja en nada, y solo se limita a sugerir cosas, sin después darles forma ni cerrarlas.

Pero volvamos a la Carrera. Esa parte, que ocupa el grueso del libro. Es como “Los juegos del hambre”, pero en cutre. Y es que se desarrolla con altibajos de tensión argumental que tampoco se ven justificados. Lo mismo se encuentra con unos periodistas que documentan su historia, que con su hermano fugado que la intenta reclutar para su causa, que se va a un festival. Y todo eso en una supuesta contrarreloj en donde gana el primero de los corredores que llega a “la meta”.

No sabemos qué meta es, ni cuántos corredores hay, ni nada en realidad. Aparecen luchas que tienen que ver con tradiciones del bando al que pertenece Astrid, que tampoco se enmarcan bien en lo que es la Carrera en sí, parece que es para conseguir pistas, pero luego no. Con lo que mi sensación de disgusto ha ido en aumento conforme avanzaba la lectura.

Y luego está la parte de: lucha social. Algo muy de moda y que encaja a la perfección en este tipo de historias. En este libro este punto lo encabeza el grupo ELF, al que le dedican varios capítulos en donde mezclan el presente y el pasado de Astrid, y en donde parece que están todos los personajes involucrados. Y todo eso mientras acecha el mal de la memoria: es decir, cuando los corredores recuerdan quiénes son (porque, y esto no es mucho spoiler, les borran los recuerdos antes de empezar la carrera. Supongo que para que sea más complicado llegar al final, aunque tampoco es que se explique ni creo que se justifique).

Finalmente está la parte amorosa: Darius – con el que la autora plantea una tensión sexual que tampoco me ha cautivado-. No quiero ser destructiva con la crítica, pero es que no me ha resultado creíble el romance, ni la justificación que se plantea después de recordar quiénes son ambos. Todo me ha parecido que era “lo obligado”, algo así como que tocaba meter un chico para que la protagonista tuviese un “felices para siempre”, pero vaya, que no me cuadra nada de lo que pasa. Lo mismo con el príncipe Lars… En fin, como veis me he sentido un poco fuera de la historia todo el tiempo.

Soy una amante del género distópico, como os dije al arranque de la crítica, pero creo que aquí la historia está mal trabajada. Creo que se necesita más espacio de contextualización y de enganche con el lector. Necesitamos conocer mejor el mundo que nos presenta la autora, y también el pasado y los intríngulis que tienen los protagonistas, porque sino no terminamos de conectar. Siendo un libro que podría haberme gustado mucho, no ha sido así, y creo que el principal problema es ese. Una pena.

El día que sientas el latir de las estrellas (El día que… #3)

Título: El día que sientas el latir de las estrellas (El día que… #3)

Autor: Dulcinea (Paola Calasanz)

Editorial: Roca

Año de publicación: 2018

Nota: 3,5/5

C8329915-737A-4348-9090-FF3CDFA88807

iconolibro  SINOPSIS: Isla es neurótica, controladora y arrastra algún que otro trauma de la infancia. Vive con sus tíos en Australia y nunca ha salido de allí. Tras una vida de comodidades decide viajar a África para reencontrarse con su padre, que dirige un orfanato de gorilas. Fue allí también, en la República Democrática del Congo, donde su madre desapareció cuando ella era solo un bebé. Isla se encontrará en plena selva tras un accidente y allí no solo se topará con rebeldes, guerrillas, cazadores furtivos y una naturaleza inabarcable, sino también con el erotismo y una historia de amor salvaje. A lo largo del viaje se reencontrará con su pasado y se desvelará un enigma que cambiará su vida para siempre.

opinion  OPINIÓN PERSONAL: Este libro, de los tres que componen la saga de “El día que…” creo que es el que menos me ha convencido. Sin embargo, debo decir que sigue teniendo los toques de optimismo y amor a la vida que han caracterizado los tres libros, y que me han hecho disfrutar de la lectura.

El punto más positivo del libro es que muestra un nuevo escenario en el que la autora no tarda demasiado en situarnos. A diferencia de los otros, este es más corto, con lo que el tiempo de contextualización y de irse por las ramas (utilizando canciones, poemas, etc.) lo ha recortado. Eso es algo que he agradecido, aunque es cierto que siendo un escenario tan diferente a lo que tiene que ver con nuestra cultura Occidental, me ha costado más.

Los personajes me han resultado menos creíbles. Tanto Isla como su padre, me han resultado poco definidos. No he conectado, como sí me sucedió en los dos anteriores (El día que sueñes con flores salvajes y El día que el océano te mire a los ojos) con todo el contexto que rodea la voz de la narradora, y eso creo que tiene que ver con algo que la autora dice en el arranque del libro: no le gusta terminar las cosas, y aquí quizá se ha visto obligada (por la editorial, el boom mediático que han alcanzado u otros motivos que se me escapan), pero lo cierto es que veo menos cariño hacia los personajes que en los anteriores.

Además está todo lo que tiene que ver con África. Veamos, es un continente totalmente diferente a Australia y, sin embargo, rápidamente encaja todo. Está la parte que tiene que ver con su madre Ashia, que pasa al principio de puntillas y luego resulta ser el punto culmen de la tensión narrativa. Y, después, todo lo que tiene que ver con Sirhan. He sentido esa conexión de ambos demasiado precipitada. Entiendo que todo se desencadena fruto de los acontecimientos, pero para ser (Isla) una mujer tan “liberada” e independiente como aparece tanto desde la visión de Narel como de ella misma, rápido se entrega a un desconocido que tiene una conducta dominante claramente. Eso no me lo he creído, y me ha disgustado un poco sentir que se repetían algunos de los esquemas que tan bien le han funcionado en las dos novelas previas. Digamos que, después de ese trasiego narrativo, creo que Dulcinea podría usar otros giros menos predecibles.

Pese a ello, sigo sintiendo mucho todo lo que cuenta. La forma que tiene de plantearnos cuestiones muy vinculadas a la vida, al cuidado de los animales, a la necesidad de cuidar el Planeta, etc. calan muy hondo en el lector. Y eso es porque todo parece muy casual y nada forzado. Es como mirar por un huequecito todo lo que nos está contando, sintiéndonos a la vez parte de lo que sucede. El amor, por encima de todo, es el hilo que vertebra toda la obra, y esa sensación dulce es la que queda al poner el broche final.

Y es que, si algo ha conseguido la autora es que volvamos a creer en los príncipes, en el destino y en que a veces todo sucede porque debe suceder así. Porque hay un camino que tenemos que recorrer, y todos los retos que enfrentamos nos llevan a un desenlace feliz. Porque sí, todos tenemos y merecemos ese final feliz de cuento, y aquí hasta las estrellas son cómplices.

Creo que me ha resultado bonito, aunque creo que tiene algún punto que se nota algo forzado, el hecho de que todos los personajes de los libros anteriores participen en esta historia. Resulta que todo estaba conectado. Flor y Jake, Narel y Aurora e Isla y Shirham. En el anterior no fui consciente cuando aparecen Flor y Jake de que eran los mismos que los del primer relato, pero aquí sí. De pronto caí en la cuenta, y eso me hizo gracia, aunque luego pensándolo bien dije: “Un poco forzado todo”.

Lo mismo me pasa con la parte que tiene que ver con la madre de Isla. No me lo creo. Lo que pasa es que creo que esta obra no es para creerla o no, es para dejarse llevar más por el mensaje que por la forma, y desde luego no hay que darle demasiadas vueltas. Dulcinea traslada ideas, sensaciones, sentimientos, pero no lo hace con una pluma cuidada ni unos giros sorprendentes bien trabajados. Digamos que lo hace y punto. No creo que se trate, ni ella lo pretenda, de mucho más. La idea es entretener al lector y dejarle sensaciones dulces tras la lectura. Y, en ese sentido, creo que se lleva un sobresaliente.

Mi recomendación: leer los tres libros, pero sin prisas. Sentir lo que cuenta, intercalarlos entre lecturas más densas y sesudas, estas novelas son para disfrutar y dejarse llevar. Quizá es una vía de escape por lo que no nos podemos dejar llevar en la vida diaria común y corriente, ¿no? Quién sabe…